El Costo del Crédito

Aunque hay diferentes tipos de préstamos y diferentes instituciones financieras que prestan dinero, casi todo préstamo tiene un costo, y a veces el costo del crédito puede ser alto.

Share

Si usted quiere abrir un negocio, ampliar su establecimiento, o simplemente quiere comprar una casa o automóvil, lo más probable es que necesite un préstamo. Y a menos que tenga un familiar o amigo con dinero y buena voluntad de sobra, pedir dinero prestado no es gratis, le va a costar. Aunque hay diferentes tipos de préstamos y diferentes instituciones financieras que prestan dinero, casi todo préstamo tiene un costo, y a veces el costo del crédito puede ser alto.

Si está pensando en solicitar un préstamo o en abrir una cuenta de crédito, su primer paso debe ser entender y calcular cuánto le costará, y el segundo es ver si podrá o no pagarlo. Luego debe buscar las mejores opciones.

Esencialmente, hay tres factores que determinan el costo del crédito: el capital, la tasa de interés y las cuotas asociadas.

Capital (conocido como Principal en EE. UU.):

Capital es la cantidad de dinero que usted está pidiendo prestada y tendrá que pagar. Sobre esta cantidad se basa la tasa de interés.

 

Tasa de Interés:

La tasa de interés es el porcentaje del capital que el prestamista cobra por usar su dinero (cobrado por año, mes, o semana). Aparte del monto del capital que está pidiendo prestado, nada tendrá más impacto en sus pagos como el interés.

La tasa de interés que un prestamista le cobrará se determina por una combinación de factores que afectan el costo del crédito:

  • La tasa de interés federal. El Banco de la Reserva Federal (Federal Reserve) establece la tasa de interés federal que cobra a los bancos, y los bancos, a su vez, usan esa tasa como base para determinar qué cobrarle a usted.
  • Factores económicos externos. En general, cuando el nivel de inflación es alto, las tasas de interés también son altas. Al igual, cuando la demanda de crédito es alta, las tasas de interés también lo son.
  • El riesgo. Hay prestamistas que se arriesgan muy poco, mientras que otros toleran más el riesgo. Pero la relación es sencilla: una inversión arriesgada cuesta más.

Usted no puede controlar ciertos factores que influyen sobre el costo del crédito, como la tasa de interés federal o los altibajos de la economía. Pero sí puede ejercer control sobre el riesgo que usted representa a un prestamista, lo que afecta la tasa de interés de su préstamo. Por ejemplo:

 

Un puntaje de crédito alto puede reducir su tasa de interés

Una gran parte del costo del crédito se relaciona con la seguridad del prestamista. Para empezar, el puntaje de crédito puede ser la diferencia entre ser aprobado para el préstamo o no. Cuanto más alto sea su puntaje de crédito, mayor confianza tendrá el prestamista de que usted pague el préstamo y le ofrecerá las condiciones más competitivas posibles.

 

Garantizar el préstamo puede reducir su tasa de interés

Si su préstamo está garantizado con algo de valor, como una propiedad, generalmente también obtendrá una tasa más baja que la que obtendría con un préstamo sin garantía. Si no paga la deuda, el prestamista tiene algo seguro a lo cual recurrir para reducir sus pérdidas.

 

Un plazo de préstamo más corto puede reducir su tasa de interés

El plazo o la duración del préstamo también puede afectar el costo del crédito. Estadísticamente, los préstamos a más largo plazo tienen una mayor probabilidad de no ser pagados, por lo cual tienen tasas de interés más altas.

 

El tamaño de su préstamo afecta su tasa de interés

Como dijimos antes, gran parte del costo del crédito tiene que ver con reducir el riesgo del prestamista: cuanto más se pide prestado, mayor es la posibilidad de que no se pague.

 

El motivo del préstamo afecta su tasa de interés

Supongamos que necesita el préstamo para ampliar su bodega para almacenar más productos. Puede ofrecer el edificio y el inventario como garantía, y tiene un historial probado. Esto le ayudará a encontrar una tarifa muy competitiva en comparación con alguien que necesita el dinero para hacer la nómina o cubrir otros gastos operativos. Es probable que este último cueste más.

 

¿Tasa de interés fija o variable?

Al negociar los términos de su préstamo, asegúrese de entender la diferencia entre la tasa de interés fija, que no varía durante toda la vida del préstamo, y la tasa de interés variable, que usualmente es baja al principio, pero va subiendo poco a poco conforme transcurre el curso del préstamo.

Cuotas Asociadas: Los bancos y prestamistas pueden cobrarle gastos adicionales, por ejemplo:
  • Cuota de solicitud o de procesamiento. Un prestamista puede cobrarle una tarifa de procesamiento o solicitud solo para determinar si usted califica para el préstamo. Esto puede incluir verificaciones de crédito personales, de su empresa, e incluso una verificación de antecedentes criminales.
  • Cuota por evaluación de riesgo. Cuando solicita un préstamo, debe proporcionar mucha información: la solicitud de su préstamo, un plan de negocios, sus declaraciones de impuestos, estados financieros, cuentas por pagar y por cobrar, y los documentos legales relacionados con su negocio. El prestamista debe recopilar esta información, verificarla y determinar el riesgo de otorgarle un préstamo. La cuota cubre todo este tiempo y esfuerzo.
  • Cuota por iniciación del préstamo. Algunos prestamistas cobran esta tarifa para cubrir costos relacionados con la iniciación de su préstamo, que pueden incluir un pago a quien les trajo el negocio. La tarifa de iniciación solo se cobra cuando el préstamo está aprobado.
  • Cuota de tasación. Si está garantizando el préstamo con una propiedad, el prestamista debe saber cuánto vale, por lo cual contrata a una empresa de tasación independiente.
  • Cuotas mensuales. Algunos prestamistas cobran una cuota mensual por enviar los estados de cuenta, cobrar los pagos, mantener los archivos, darle seguimiento al cobro de pagos atrasados y enviar fondos a las entidades apropiadas (impuestos, seguros, etc.). Esto es común con los prestamistas hipotecarios.
  • Cuotas de penalización por pago anticipado. Debido a que un prestamista espera obtener el interés como ganancia por prestarle dinero, si usted paga el préstamo antes de tiempo, el prestamista podrá cobrarle cuotas para recuperar ese interés que no recibirá.
  • Impuestos y seguros. Los pagos de préstamos hipotecarios también pueden incluir porciones para los impuestos de venta, el seguro para propietarios de casa, el seguro hipotecario (protege al prestamista por si se dejan de hacer los pagos) y la cuota de la asociación de propietarios. 
  • Cuotas de préstamos del gobierno. El gobierno de los EE. UU., a través de la Administración de Empresas Pequeñas (SBA por sus siglas en inglés – Small Business Administration) ofrece préstamos a través de bancos y otros prestamistas. Estos préstamos tienen requerimientos estrictos para ser garantizados por la SBA. No todos calificarán, puesto que hay lineamientos gubernamentales por los cuales se pueden cobrar ciertas cuotas.

Veracidad en los términos de crédito

Todos estos términos de crédito, tasas y tarifas que cobran los prestamistas y que afectan el costo del crédito pueden ser confusos. Pero la Ley Federal de Veracidad en los Préstamos (Federal Truth in Lending Law) exige que los prestamistas expliquen claramente los cargos para que usted pueda comparar fácilmente el costo real de los préstamos.

Como hemos aprendido, un préstamo es afectado por muchos factores, tanto dentro y fuera de su control. Puesto el costo del crédito puede llegar a ser alto, trate de usar su préstamo para cosas que tienen una vida útil más allá del término de su deuda.